FEME CON PALESTINA

Durante estos días asistimos a ataques indiscriminados contra los palestinos. De nuevo, como en tantas otras ocasiones, se bombardea Gaza, una auténtica cárcel al aire libre donde millones de palestinos viven una situación terrible que dura décadas. Se puede argumentar que hay muchas guerras en el mundo, y que esta es una más. Cierto, son muchos los conflictos y abusos; en África, Asia, América. Sin embargo, el conflicto de Palestina es especial, por la asimetría en la respuesta armada y la crueldad que demuestra Israel. Es una realidad que afecta especialmente a los musulmanes, porque si bien creemos que es un conflicto esencialmente político antes que religioso, las terribles injusticias que sufren los palestinos mediatiza la vida de los musulmanes en todo el mundo, y polariza a las sociedades en Europa y América. Hemos de condenar cualquier injusticia, al margen de la nacionalidad o la religión. Lo haremos cuando sea preciso, al igual que nos hemos posicionado radicalmente en contra de aquellos que usan el islam con fines violentos. En definitivas cuentas, no somos tibios. Es urgente detener la violencia contra los palestinos y que este pueblo tenga sus derechos inalienables.

Artículos recomendados