El Consejo de ulemas de Indonesia da el visto bueno a la vacuna de Sinovac

El Consejo Ulemas de Indonesia, el principal organismo islámico del país, ha considerado que las vacunas Sinovac COVID-19 de China están permitidas según la ley islámica. Ahora el gobierno indonesio se prepara para iniciar un programa de vacunación masiva la próxima semana.

El consejo, conocido como MUI, anunció el viernes que las vacunas desarrolladas por Sinovac Biotech de China son “halal” después de una reunión de su Comisión de Certificación Halal. La decisión se toma el mismo día en que la nación del archipiélago registró su mayor aumento diarios de casos de COVID-19. Se trata de un paso importante, en un país donde la religión ha chocado con los intentos de vacunación en el pasado, debido a que las vacunas  a menudo contienen productos derivados del cerdo.

Indonesia informó de 10,617 nuevos casos el viernes. El total acumulado a día 9 de enero es de 808,340 casos confirmados. Esta es la primera vez que el país reporta un aumento diario por encima de los 10,000. El total de fallecidos asciende a 23,753 personas.

El país ha recibido 3 millones de dosis de vacunas de Sinovac y, hasta el miércoles, se habían distribuido 1,2 millones de dosis en 34 provincias. El gobierno planea comenzar su programa de vacunación masiva el próximo miércoles. Comenzará el presidente Joko Widodo y luego con 1,3 millones de trabajadores de la sanidad.

A diferencia de otros países que han comenzado a vacunar primero a su población anciana vulnerable, Indonesia está dando prioridad a su población en edad de trabajar, o aquellos en el grupo de edad de 18 a 59 años. El presidente tiene 59 años. Mientras tanto, el vicepresidente Ma’ruf Amin, de 77 años, no recibirá la vacuna por ahora, según el portavoz.

La agencia de alimentos y medicamentos del país aún deberá aprobar el uso de emergencia del medicamento para que comience el programa de vacunación. El Ministerio de Salud se ha fijado el objetivo de vacunar a 181 millones de los 270 millones de indonesios en 12 meses para alcanzar la inmunidad colectiva.

El organismo islámico dijo que todavía no podría emitir una fatwa final, un edicto religioso, sobre la vacuna, ya que su seguridad, calidad y eficacia deberían ser verificadas por la agencia de alimentos y medicamentos. También deberá decidir si otorga el estado halal a otras vacunas que no sean las de Sinovac.

Hasta ahora, Indonesia ha logrado asegurar 229 millones de dosis de vacunas COVID-19 de Sinovac, Novavax y el programa mundial de vacunas COVAX. Y está en negociaciones para asegurar 50 millones de dosis de AstraZeneca y Pfizer cada una. Indonesia tiene la población musulmana más grande del mundo. El 90% de sus 270 millones de habitantes profesan el islam.

Artículos recomendados